Menú

Las islas Cíes son un trozo de paraíso escondido en la ría de Vigo, por algo los romanos la conocían como “la isla de los dioses”. Sin tanta publicidad como las islas del Caribe y con las aguas mucho más frías, estas islas ofrecen también aguas transparentes, blanca arena fina y la posibilidad de disfrutar en contacto con la naturaleza. Puede que el tiempo no siempre sea soleado, pero siempre acompaña para disfrutar al máximo de este parque natural.

Las vacaciones en las islas Cíes deben servir para mantenerse en contacto con la naturaleza, aprender a valorarla y respetar su equilibrio en todo momento. El senderismo es la mejor forma de disfrutar de las islas. Recorridos que llevan desde el desembarcadero hasta playas escondidas, casi vírgenes, y muy tranquilas para terminar en las zonas más altas disfrutando de unas vistas espectaculares de la ría y de los acantilados.

Una estancia en las islas es perfecta para observar el comportamiento de las muchas aves que habitan en ella, de hecho las islas Cíes son una Zona de Especial Protección para las Aves. Desde el observatorio de aves se podrá disfrutar de la gaviota patiamarilla, cuya colonia supone el 10% de su población mundial total, del cormorán moñudo, del halcón peregrino, el cuervo, el petirrojo o la curruca. 

Para disfrutar de días de paz en las islas Cíes se pueden realizar visitas diarias, llegando en uno de los barcos que Piratas de Nabia dispone para cubrir el trayecto entre Vigo y las islas. Si se prefiere disfrutar de unas vacaciones más largas se podrá acampar en el camping de las islas, el único alojamiento disponible en el parque natural. Pasar la noche en este camping situado cerca de la playa de Rodas, una de las más bellas del mundo, en una zona boscosa rodeada de naturaleza supondrá una experiencia inolvidable para todo el que se decida a vivirla y permitirá conocer los secretos nocturnos que esconde la isla.

Para poner un magnífico colofón a los días de vacaciones en las islas Cíes, se puede optar por practicar submarinismo. La experiencia permite nadar junto a pulpos, bogavantes, lenguados y centollos mientras se observa cómo crecen los mejillones y percebes pegados a las rocas. La rica vida marina y la claridad de las aguas permitirán disfrutar al máximo de la experiencia.

Volver